Hiperplasia ductal atípica

La hiperplasia ductal atípica es una enfermedad en la que las células que recubren los conductos de la leche en los senos experimentan un crecimiento anormal.

Esta condición es no cancerosa, pero puede indicar un mayor riesgo de cáncer de una mujer. Como resultado, los profesionales médicos suelen recomendar una vigilancia cuidadosa y el seguimiento en los pacientes que han exhibido esta condición en una o ambas mamas.

Causas

El término hiperplasia se utiliza para describir cualquier aumento en el número de células en una región particular. Un número de cosas puede dar lugar a la misma, y ​​la condición a menudo es tan benigna que la gente ni siquiera lo notan. En otros casos, la hiperplasia provoca el desplazamiento de órganos, dolor y otros síntomas que hacen que sea perceptible. En el caso de la hiperplasia ductal atípica, la condición se diagnostica generalmente durante las mamografías de rutina.

Diagnóstico

En una mamografía, esta forma de hiperplasia se presenta como un pequeño depósito de alrededor del conducto de leche. Un profesional médico suele pedir para tomar una biopsia de la zona para eliminar la posibilidad de un tumor maligno. Cuando la biopsia confirma que el paciente tiene la hiperplasia ductal atípica, el profesional médico puede examinar una serie de opciones con el paciente.

Tratamiento

Debido a que esta afección no es cancerosa, no requiere tratamiento. Sin embargo, los profesionales médicos suelen recomendar a sus pacientes controlar sus senos cuidadosamente durante mensualmente con un autoexamen de mama, y los pacientes pueden ser alentados a someterse a exámenes clínicos de las mamas y mamografías en forma más regular. Al permanecer vigilantes, los signos de cáncer de mama pueden ser cogidos temprano, si emerge.

Algunas mujeres optan por tomar medicamentos profilácticos en caso de desarrollar la hiperplasia ductal atípica, sobre todo si los miembros de su familia tienen antecedentes de cáncer. Estos medicamentos pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer de mama. Más radicalmente, la mujer puede optar por un preventivo de la mastectomía. Esto no es una decisión que debe tomarse a la ligera, y generalmente sólo se considera cuando una mujer tiene antecedentes familiares importantes de cáncer de mama, junto con otros factores de riesgo que elevan la probabilidad de desarrollarlo.

Mediante la realización de auto exámenes regulares de las mamas y la recepción de recomendar el cribado de la salud, tales como las mamografías, las mujeres pueden identificar hiperplasia y otras condiciones de salud temprana y tomar decisiones proactivas sobre su salud. Las mujeres deben hablar con sus médicos acerca de exámenes de salud preventivos recomendados.