Tipos de hiperplasia

En términos generales, todos los tipos de hiperplasia pueden ser categorizados como fisiológicos (benignos), y patológicos (relacionados con la enfermedad). Algunas de las formas clínicas más comunes y conocidas de la hiperplasia o condiciones que conducen a la hiperplasia, son:

  • Hiperplasia benigna de próstata. Hace referencia a un agrandamiento de la próstata. Comienza a tener lugar después de la edad de cuarenta años.
  • Hiperplasia endometrial. Es una proliferación o crecimiento excesivo de las células del endometrio, es decir, la capa superficial del útero.
  • Hiperplasia suprarrenal congénita. Es un trastorno hereditario que afecta la producción de ciertas hormonas en las glándulas suprarrenales.
  • Hiperplasia nodular focal. Es un tipo de tumor benigno que aparece en el hígado. La mayoría de las personas con la afección no experimentan ningún síntoma adverso.
  • Hiperplasia gingival. Es una ampliación de la encía, el tejido blando en la boca. Las encías pueden comenzar a cubrir los dientes.
  • Hiperplasia linfoide. Es la hinchazón de la linfa debido a un aumento acelerado de linfocitos cuando el sistema inmune percibe una amenaza para el cuerpo.
  • Hiperplasia sebácea. Es una condición que causa el agrandamiento de las glándulas sebáceas de la cara, lo que resulta en el desarrollo de lesiones de color amarillo.
  • Hiperplasia folicular. Es un trastorno de glóbulos blancos benigno donde los ganglios linfáticos aumentan debido a un mayor número de centros germinales.
  • Hiperplasia escamosa. La piel de la vulva de la mujer experimenta un crecimiento anormal.
  • Hiperplasia de adenoides. Se refiere al de la ampliación o inflamación de las glándulas adenoides.
  • Hiperplasia estromal. Tumor benigno que surge a partir del tejido de soporte de células que se presentan usualmente en el seno.
  • Hiperplasia ductal atípica. Las células que recubren los conductos de la leche en los senos experimentan un crecimiento anormal.
  • Hiperplasia lobular. Es una condición precancerosa que afecta generalmente el tejido mamario.